Nunca te ofrezcas voluntario

Estudié la carrera en La Almunia de Doña Godina, localidad por la que transitan muchos camioneros que paran para comer, descansar y “divertirse”.

Un día íbamos a comer a un restaurante local cuando nos pasa al lado un camionero, baja la ventanilla y nos grita:

– ¡¡Chavaleeees!! ¿Sabéis donde están las putis?

Nos quedamos de piedra y alguien señaló vagamente hacia unas lejanas luces de neón. Pero lo mejor fue uno de nosotros que una vez que se había ido el salido camionero va y salta:

– Pues he estado apunto de decirle que me ofrecía de pareja

Nos miramos sin creerlo

– Porque ha dicho que donde se puede jugar al guiñote, ¿no?

Todavía me pregunto como pudo oirlo tan mal…

Moraleja: Jamás jamás jamás te ofrezcas voluntario, y menos si no has oido bien para qué.

Anuncios

1 comment so far

  1. zinian on

    Es un buen consejo, y se agradece la sonrisa matutina.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: