Nuevas técnicas de venta

Tengo un amigo que siempre va a tomarse un café a media mañana al mismo bar con sus compañeros de trabajo. Una mañana entró una vendedora de la once, la mar de pizpireta y cantando:

– Veeeendo cupooones, veeeeendo cupones, por un eurico gaaanas millones. Compradme un decimiiiillo

Y así un rato estuvo cantando la mujer mientras ponían los demás la cara más seria posible, que no evidenciara que estában reteniendo la risa a duras penas.

En cuanto salió por la puerta un parroquiano del bar soltó:

– No sabía si comprarle un cupón, porque lo mismo se lo tenía que pedir cantando: daaame un cupón, daaaaaame un cupóoon

Las risas fueron generalizadas. Lo que nunca supieron fue el motivo de la alegría desbordante de la mujer: ¿le habría tocado algún décimo a ella? ¿o es que estaba haciendo la ronda por todos los bares del barrio y no sólo vendiendo?

Eso, nunca lo sabremos…

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: