Soportando a Mr. NoMais (VIII)

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Este es el conceto.

La semana pasada tuvimos un servicio de mantenimiento del cuál nos encargamos Mr. NoMais y yo. Debido a que yo estuve varios días ausente por tener que asistir a las sesiones de fisioterapia, permití a Mr. NoMais gestionar el servicio, en tanto y en cuanto yo me ocupaba del trabajo sucio. Por qué? Porque Mr. NoMais es bastante inepto, y si me ocupaba yo de la gestión, hubiese tenido también que ocuparme del trabajo sucio. Y ahí cometí un error. Tendría que haberlo hecho porque aún así Mr. NoMais me la jugó. Como dice un amigo: ‘Dale a un tonto una gorra y se volverá más tonto todavía”. Eso hice con Mr. NoMais y eso ha pasado.

Mr. NoMais debía organizarse de la gestión, hasta que comenzó a aburrirse y quiso ayudarme con el trabajo sucio. Sé que Mr. NoMais es algo lento y le cuesta mucho hacer ese tipo de cosas, por eso no quería dejarle hacerlo, pero insistió. Cuando llegó el día del servicio empezó a estresarse: le dejé gestionarlo todo, pero aparentemente no había tenido en cuenta TODOS los detalles, por lo que faltaba más de la mitad del trabajo por hacer!! (en fin ¬¬). Me encuentro picando código y sudando tinta, cuando veo que el tío está comiendo pipas y viendo videos en youtube. Qué crack, al parecer no tenía nada que hacer…hasta que me confirmó que creía que iba a ocuparme también de su trabajo! Qué cara más dura!

Bueno, se pone manos a la obra y…tachán! No sabe ni por donde empezar. Vale, le guío…y ni aún así. Qué cruz…Le pregunto como va 15 minutos más tarde y me confirma que no sabe cómo hacerlo!

Respiro hondo (vamos a contrarreloj), y le envío los documentos que yo había preparado (mientras el tío comía pipas). Tras compararlos con los suyos, comienza a cuestionar todas y cada una de mis decisiones (MAAAAL), hasta darse cuenta de que no tiene ni idea (como siempre). Cuando termino, veo que el tío comienza a ir y venir del despacho del jefe dado que no sabe cómo abordar los problemas (qué deleite para mis ojos). El tío, más estresado que nunca, sudando como un poseso, intentando picar un código que no controla y sin parar de hacerme preguntas muy estúpidas y elementales.

Qué vida más dura. Aunque intente darle el trabajo que puede desarrollar bien (la mona vestida de seda), en cuanto se pone a hacer el trabajo por el cuál fue contratado, no sabe cómo hacerlo (mona se queda).

PD: Aunque no sirve de venganza, he disfrutado como un enano viéndole sufrir.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: