Guerra de meados

Lluis nos cuenta:
“Tengo un amigo que jugaba en un equipo de fútbol lleno de depravados, por llamarles de alguna forma y darles atributos un poco humanos, que se dedicaban en las duchas de los vestuarios a las guerras de meados.
Estas guerras iban mas allá de lo que uno se puede imaginar, mi amigo me contó que uno había desarrollado una peculiar habilidad que consistia en cogerse la piel de la punta del p*ne con el puño de forma que no pudiese salir nada. Así pues al mear se acumulaba todo el líquido formando una bolsa “espectacular” y cuando ya no aguantaba más soltaba toda la lluvia dorada sobre la primera victima despistada que andaba por ahi.
Ya os podeis imaginar que más de uno se iba a casa sin ducharse por miedo a emboscadas.”

5 comments so far

  1. errepunto on

    Esta es una guerra que nadie puede ganar

  2. Rafi on

    O.O, inocencia perdida…

    • monitorjavi on

      lo siento Rafi…ahora ya puedes escribir “guarreridas”!

    • errepunto on

      Hombre, pues si la has perdido, en algún sitio la habrás dejado, mira bien a ver😛


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: