El fabuloso mundo de los programadores (I)

Tenía una profesora en el instituto que solía hablar de sus “rarezas de profesora” y las llamaba “deformaciones profesionales”. Cuando era un zagal me hacía gracia y pensaba que sencillamente era una forma de justificar sus manías, pero ahora que llevo unos años trabajando de programador me he dado cuenta de que el gremio de los informáticos en general y los programadores en particular tenemos también una serie de defectos profesionales.

Por ejemplo, generalmente cuando un programador está escribiendo por messenger, gtalk u otros sistemas de mensajería instantánea hay dos cosas que le duelen más que escaldarse con aceite hirviendo: dejarse un paréntesis sin cerrar y escribir en mayúsculas por accidente. No es necesario para que el otro entienda el mensaje, pero da igual, dejar cualquiera de esos dos fallos producirá tremendo malestar en el programador, lo que le obligará a reescribir el mensaje entero si da cuenta antes de enviarlo. Si no se da cuenta sufrirá desazón, vergüenza y ganas de inmolarse. Sin exagerar.

Otra de nuestras extrañas manías es lo que un programador llamaría “uso eficiente del teclado” y una persona normal llamaría “tío, eres un puto obsexo obseso del teclado”. Consiste en hacer todas las acciones lo posibles mediante combinaciones de teclado y ponerse nervioso cuando la gente de bien usa el ratón para pulsar sobre los cómodos botones. ¿Por qué ese afán por pulsar las teclas ctrl+v habiendo un botón llamado “Pegar”? ¿Por qué ctrl+a para seleccionar todo en vez de arrastrar con el ratón? Es un misterio que muchos psicólogos han desistido en intentar desentrañar.

La paranoia también es algo habitual entre programadores, y es que un programador no puede estar tranquilo mientras su ordenador haga algo que no controle. Si ve que la lucecica del disco duro se enciende sin razón aparente o algún otro ligero síntoma de que pasa algo “no esperado” se volverá loco y empezará a mirar por todas partes hasta cazar al proceso díscolo. La obsesión puede perseguirle durante varios días hasta que se de cuenta de que ha dejado las actualizaciones automáticas activadas por accidente. No hay posibilidad de detener este comportamiento obsesivo compulsivo: si ve a un programador buscando un proceso, no le detenga, simplemente apártese y escóndase en un lugar seguro.

Otro día compartiré otros rasgos que creo que nos hacen lamentablemente distintos del resto de mortales y personas de bien, pero seguro que conocéis unos cuantos. ¡No os cortéis, y compartidlos! Esto va a ser como el consultorio sentimental de los doctores errepunto y monitorjavi. Pero sin ser tan moñas.

3 comments so far

  1. monitorjavi on

    me encanta este post.
    Eres grande errepunto!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: