Leer es de cobardes

Tengo un amigo que es un fiel seguidor de las crónicas de Wardog; como podéis imaginar, mi amigo es también administrador y, aunque no es tan molón como para ser administrador de sistemas, él, es administrador de bases de datos.
Un buen día Piticli (el zagal es de la otra acera y el nombre me parece bastante “guei”)…
Pues eso, Piticli llama a mi amigo…
– Turi ruri ruri!
-> Si?
-> Sí? Hola, soy Piticli. Necesito hacer barbaridades varias en un ordenador portatil y sé que tu lo hiciste una vez; puedes instalármelo?
(Sí, una vez para $HyperBoss. No es bueno que se corra la voz…)
-> No mira, estoy muy ocupado; además aquí cada uno se lo instala él mismo; yo si quieres te puedo indicar dónde he puesto los ejecutables para lanzar la instalación. De hecho, sí mira, te voy a enviar un email con todo lo que necesitas.

Bien, mi amigo envía los fuentes y un link con la documentación. Esta documentación estaba hecha a prueba de lusers (ingénuo). De hecho, mi amigo hizo instalar a varios lusers el programica siguiendo la documentación y tras ver sus incongruentes preguntas, la adaptó. Tras eso, cogió a otros lusers…hasta que hizo una versión que, según él, era anti-lusers. Sólo una página de texto, sin dibujos. Todo bien marcadito y bien especificado (lo de no poner pantallazos es para evitar que el luser te diga que a él no le sale igual…simples detalles como un login diferente puede ser un mundo para un luser).
Así que, mi amigo envía todo a Piticli. 10 minutos después se masca la tragedia y Piticli envía un correo a mi amigo:
“Hola, mira, es que aquí hay muchas opciones y no sé cuál tengo que instalar”.
Respuesta: “Pues depende de lo que necesites instalar, Piticli. No sé qué órdenes te han dado, pero dependiendo de ellas, deberás elegir”.
Piticli se comienza a cabrear y llama al jefe de mi amigo, el cual, insta a los dos a su despacho. Piticli explica la situación y tras eso, mi amigo llega al despacho.
($MiniBoss): Bueno, Piticli no sabe instalar esto y, según tú, estás muy ocupado. Al menos podrías tener la decencia de decirle cómo hay que hacerlo.
(Mi amigo): Claro, pero no entiendo como no es capaz de saber ni siquiera empezar, sobre todo teniendo la documentación.
(Piticli): Aaaaaaaaaaaaaah…es que no “me he acordado” de leer la documentación.

Oh, sí, baby, dámelo todo. Esto le llega al fondo del corazón de mi amigo. El documento no estaba preparado para lusers que no lo abren…

Lo que todavía no se explica mi amigo es porqué Piticli le ha ladrado, literalmente, cuando se han cruzado por uno de los pasillos de la empresa. No es muy normal el Piticli este.

1 comment so far

  1. errepunto on

    Diox mio, no me imagino a una persona ladrando a otra. Se escapa a mi imaginación.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: