Azote merecido (Segunda parte)

Recuerden la primera parte: Primera Parte.

Tras el mal de ojo, Hombre-Erasmus y sus amigos se fueron a dormir al hotel. Hombre-Erasmus dormía de estrangis, eran 7 para 6 camas. Así que PeroTío tendría que buscarse la vida. Ella, mientras, seguía flirteando con el mismo de toda la noche. Al acabar la noche, este le dijo de irse. Teóricamente, él sabía dónde caía el hotel de PeroTío, pero tras un rato, este dijo: “Bueno pues, ya hemos llegado. Buenas noches y hasta pronto!”.
Dicho esto, el tío se metió en SU hotel y dejó a PeroTío plantada.
Esta todavía tenía un papel donde había apuntado la dirección del hotel. Cogió un taxi que la llevo a su destino y a la hora de pagar…No tenía dinero suficiente! Hizo lo que pudo con la moneda local, euros…tras un popurri, y más por pena que otra cosa, el taxista cogió el mix de dinero.
Hacía un frío que pelaba, y PeroTío (como muchas mujeres) iba bastante ligerita de ropa y con un cieguillo bastante considerable.
Al intentar abrir la puerta se dió cuenta de que no tenía las llaves, así que cogió su teléfono móvil para llamar a sus amigos pero NO LE QUEDABA BATERÍA!
Así que se puso a llamar al timbre del hotel, pero nadie respondió. Son las 5 de la mañana, pedo descomunal, hace frío, ligerita de ropa, sin batería, sin dinero, sin llaves…bien bien.
La desesperación hace meya, y sigue llamando al timbre, gritando, pegando golpes a la puerta…nada.
Tras 15-20 minutos así, la conserje abre la puerta. PeroTío, con un inglés chapucero y casi afónica le dice que ella está hospedada ahí. La conserje le dice que va a verificarlo y le cierra la puerta en las narices. Tras ir a la habitación, ve que todas las camas están ocupadas. Baja y le da la negativa. PeroTío (aprovechando su condición de mujer) comienza a llorar, y le dice que por favor le deje subir y llamar a sus amigos, para demostrarle que es cierto. La conserje, viendo la situación, decide darle una oportunidad, pero no puede entrar a la habitación, tendrá que llamarles desde fuera.
Suben, y PeroTío comienza a llamarles llorando y gritando (como podía, estaba medio afónica). Ahí no se mueve ni Cristo, todos están sobados y con un ciego del copón. Hombre-Erasmus entre ellos; éste escucha “algo”, y deduce que es PeroTío, así que pasa de levantarse porque se lo merece; total, ya se levantará otro.
O no.
Nadie se levanta.
La conserje, ante tal espectáculo, le permite quedarse, eso sí, PeroTío se buscará la vida.
Al día siguiente, PeroTío ya sin voz, les cuenta al resto la aventurilla. Hombre-Erasmus, con una sonrisa de oreja a oreja pensaba en sus adentros: “AZOTE MERECIDO!”

2 comments so far

  1. Charly on

    Eso le pasa por no querer un casquete! Si es que estas chicas nunca aprenderan lo facil que es encontrar una cama “para dormir”…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: