¡Esperad, Mormones, que aún tengo preguntas! (2)

Sí, las madres pueden ser duras y crueles, pero no son nada comparadas a las abuelas.
Un día, ciertos adventistas llamaron a la puerta de la casa de la abuela de un amigo…
Lo típico: Hola, somos adventistas y …
Y en ese mismo instante, la cólera de la abuela de mi amigo (‘la abuela’) despertó. No les dejó terminar la frase cuando espetó:
-> “Jooodeeeer adventistas! Pero mira que sois idiotas! Para qué venís aquí eh? Para que váis de casa en casa! Decidme, decidme!
-> Venimos para mostrarle nuestra religión y…
-> Religión! Idiotas, que sois unos idiotas! Lo que hacéis es llenar el bolsillo del que os controla para que sus hijos estudien fuera, en el extranjero, en las mejores universidades de Inglaterra o sitios de esos! Y los vuestros? Qué, eh? Muertos de hambre que estarán! Más os valdría volveros a vuestra casa y poneros a limpiar, que seguro que la tenéis llena de mierda, roña y porquería! Qué queréis, que sean vuestros maridos los que lo hagan? Y luego os quejáis de que os pegan! Una buena paliza os tendrían que dar por idiotas, anda anda, largaros de aquí que no os quiero ni ver!

Blancas, pálidas, se fueron y no volvieron jamás. Aunque bueno, Unos meses vinieron otras de alguna otra “religión” y les cayó exactamente el mismo sermón…

2 comments so far

  1. errepunto on

    Joder con la abuela, como humilla, jajaja.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: