A lo Contador, o casi

Tengo un amigo que este verano se aficionó al mundo del ciclismo. Se compró una bici de carretera de segunda mano y después del trabajo, varias veces a la semana, se iba con su bici a hacer travesías de unos 45 kms.
Mi amigo estaba acostumbrado a su ‘mountain bike’ y al principio le costaba adaptarse a la bici de carretera. Sobre todo por el tema de las fijaciones. Tanto es así que el primer día que salió se dejó los piños por el suelo.

Casi al terminar su ‘etapa’ llegaba a la entrada a la ciudad y un majestuoso semáforo le hizo frenar. Era cuesta arriba y todavía no tenía cogido el tranquillo al adaptar “al vuelo” las fijaciones con lo que al ir a ponérselas la bicicleta comenzó a desvanecerse hacia un lado con mi amigo sobre ella, hasta que ambos cayeron al suelo. Una imagen esperpéntica que se repitió varias veces hasta que aprendió a ponérselas.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: