Practicando la postura

Tengo un amigo que acababa de mudarse a un nuevo barrio. Digamos que no era un barrio precisamente “elegante”, pero tampoco estaba tan mal.

Estaba mi amigo un día dando un paseo para conocer sus calles cuando pasó por delante de una iglesia. Delante de la iglesia había tres personas hablando con voz elevada y gesticulando mucho. Dos tendrían unos treinta y pico mal llevados, y el otro era un anciano con muy mala cara. De lejos mi amigo pensó que los dos más jóvenes estaban peleando, pero siguió avanzando cuando vio que no parecían demasiado agresivos.

Al acercarse más pudo ver y oír que estaban haciendo: ¡estaban discutiendo cual era la postura adecuada para pedir limosna a la salida de misa! Los gestos que hacían eran demostraciones de como se ponían para dar más pena, y hablaban a gritos porque iban metidos de todo menos de termalgines.

Y lo peor de todo es que no hacían ni caso del anciano tremendamente decrépito que a buen seguro si que necesitaba alguna limosna para subsistir.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: