Mi segundo triatlón

Siempre han dicho que las segundas partes nunca fueron buenas. En el caso de mi amigo fue algo mejor, pero tuvo sus destellos cómicos, por supuesto.
Mi amigo se dispuso a hacer su segundo triatlón, sólo dos semanas después del primero y con la lección bien aprendida, así que el día de antes preparó los materiales necesarios para la carrera, esta vez eligiéndolos un poquito mejor. Se lo dejó todo preparado para “llegar y poner”.
Llega la carrera. Comienza la natación y el tío baja en 4 minutos el tiempo de la pasada edición (de 14′ a 10′ los 500 metros). Aquí la transición era más larga (el primero la hace en unos 4 minutos, cuando en la otra edición en 1 minuto raso la hacía). Mi amigo llega a la zona de transición lo más rápido posible, se quita la combi, se viste y cuando se va a poner el dorsal, este sale disparado. Va como loco a buscarlo y se da cuenta de que está roto.
Oh, qué bien, sin dorsal no se puede seguir. Y el tiempo sigue corriendo…
Finalmente encontró el modo de hacer un agujero y pasar una goma de reserva que se guardó…y el tiempo sigue corriendo…
Total, 8 minutazos de transición, ahí, con un par!
El tío siguió contra viento y marea hasta terminar la carrera. Lo mejor era ver las fotos. Todo el mundo con su dorsal colocado bien y mi amigo con el dorsal a la virulé.

Venga amigo mío, a la tercera irá la vencida. Queremos que te pase algo más escatológico para poder contarlo aquí🙂

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: