Archive for the ‘destrucción’ Tag

¡Montaña de zapatillas!

Tengo un amigo que tiene un perra que aún es un cachorro. Y el jodio animal tiene el afán de cazar cualquier cosa que se parezca remotamente (por tamaño o por ser peludo) a un pequeño roedor: pinzas de la ropa, pañuelos, calcetines y, sobre todo, alpargatas y zapatillas.

Un día se fue mi amigo a comer y dejó sola la perra en casa. Al volver no salio el animal a recibirle brincando como una loca. Mala señal, eso es que estaba haciendo algún estropicio. Y efectivamente, así era. El rato que había estado sola la perra, se había dedicado a buscar todas las alpargatas y zapatillas (unos 4 ó 5 pares) que había en la casa y las había amontonado en la terraza. Una vez conseguida la “Pila de la Felicidad Perruna”, se había subido encima y había empezado a mordisquear los zapatos.

Casi todo el calzado acabó mordisqueado, por suerte sin grandes consecuencias. ¡Para matar al animal!

Anuncios

Empalme universitario

Rafi nos cuenta:

Tengo un amigo que, en cuan irrisorio momento, tuvo el honor o la desgracia de aceptar mi invitación de inaugurar la temporada de lo que hoy conocemos como empalme universitario.

El empalme universitario (evitemos los eufemismos malpensados), es una de esas noches en las que te vas de fiesta y sin pasar por casa, y sin dormir un minuto, vas por la mañana a dar clase a la uni, con los consecuentes desagravios mentales que tan costosa tarea puede conllevar. El caso es que para inaugurar tan excelentísima y loable causa, decidimos, mi amigo y yo, armar la monumental esa noche, y visitar la fiesta universitaria de unos amigos que vivían en otra ciudad a unas 3 horicas de viaje.

La noche fue fantástica, insanamente placentera diría yo, además estábamos en el punto exacto de embriaguez, en el conocido como punto isoeléctrico, sí, sí, el punto ese, en el que estás lo suficiente borracho como para discutir con tu reflejo en el espejo, pero lo suficientemente sobrio como para ganar la discusión…

La noche fue muy buena, pero lo realmente memorable fue lo que le pasó a mi amigo por la mañana. Tras llegar a la uni con los 2 autobuses que tuvimos que coger y un par de cafés en el cuerpo, me despedí de mi amigo, en relativas buenas condiciones. Pero no sé qué es lo que le pasaría a semejante personaje (lo curioso es que él tampoco), que ese mismo día me dice que habiendo asistido a las prácticas de física, de aquella manera, y pensando más en lo mundos de yupi que en otra cosa, pero que asistiendo, que no sabe cómo pero que el profesor le dijó que no se dignase en volver, que le iba a suspender, mmm strange…

La moraleja es, entonces, que menos salir de parranda y más estudiar ?… que va, la moraleja es que ya que sales, te vas a tu casa a dormir, te fumas un par de clases, no la lías, y además todos contentos, no ?

Un auténtico conglomerado de sabiduría universitaria 🙂

Si nadie me ha visto… ¡me voy!

Tengo un amigo que iba al trabajo en autobús y mientras tanto miraba distraído por la ventanilla mientras el semáforo estaba en rojo.

En un cruce a cierta distancia vio que entraba una excavadora a toda velocidad, y justo cuando iba por la mitad de la curva, se le escapó el volante y, ¡PUMBA! se incrustó contra un coche perfectamente aparcado, rompiéndole una luz trasera y haciéndole un buen bollo en el maletero

El conductor de la excavadora se echó las manos a la cabeza y bajó corriendo al ver el desaguisado. Al ver el destrozo de cerca, miró alrededor para ver si había algún testigo del percance y, ¡se subió a la excavadora y se fue corriendo al ver que no había nadie!

Desde luego, hay que ser cabronazo. Una lástima que mi amigo estuviera demasiado lejos como para leer la sucia matrícula de la máquina de obras.

Soportando a Mr. NoMais (IV)

He descubierto que Mr. NoMais es humano (a diferencia de Anodino Man…).

La historia es que ChiniMorris está algo irritada con  Mr. NoMais, dado que hay que ir detrás de él como si de un bebé se tratase, cada vez que le toca semana de support.

ChiniMorris: Oye Mr. NoMais, te has ocupado de mirar si los backups han fallado? Y, de paso, creo que he visto que hay unos index que no han fragmentado bien, lo has mirado?

Mr. NoMais: No pero (típico) me ocuparé de ello.

2 o 3 horas más tarde, llega un nuevo email para la persona de support (o sea, y en este caso, Mr. NoMais). Resulta que hay que añadir un servidor ligado al nuestro de producción para poder hacer lecturas desde Brasil, Singapur o la Conchinchina. Justo 1 minuto después, llega otro para resetear el password de un usuario que ha olvidado el suyo. Media hora más tarde, seguimos sin emails de respuesta, así que le pregunto:

Yo: Oye Mr. NoMais, que he visto unos emails de passwords y servidores ligados, cómo los llevas?

Mr. NoMais: No los he hecho, y no sé si los voy a hacer, estoy ocupado con unos procedimientos de Mr. Reporting.

ChiniMorris: Pero…y los backups? Y los index?

Mr. NoMais: Ah, bueno, es que como estoy desbordado con eso y no consigo hacerlo funcionar, he decidido que es mejor que haga otras cosas.

ChiniMorris: Pero alma de cántaro, si no sabes o no te sale, pide ayuda, pero es prioridad número 1! Mr. Reporting puede esperar! Creo que deberías empezar a escribir las cosas en papel, que luego se te olvidan y no te acuerdas de hacerlas…además, deberías mejorar en priorizar las cosas que tengas que hacer…

Mr. NoMais, a punto de llorar, advierte que es uno de sus defectos. Es, por tanto, humano, casi llora.

PD: Y ahora, a hay que ayudarle por enésima vez en algo que ya le hemos formado unas…6 veces, qué cruz!

Suspendido?

Juguemos a los rumores.

Tengo un amigo que me contó el rumor más extendido del Centro Politécnico de Zaragoza. Resulta que cierta profesora del área de matemática aplicada puso un exámen (hasta aquí todo normal). Las notas salieron, y todos los alumnos fueron a ver sus suspensos, menos 2 o 3 (de unos 300 o más) que aprobaron. Y entre esos suspensos, muchos pidieron revisión de exámen, pero una de ellas fue especial. Al llegar al despacho de la profesora, un alumno vió su exámen sin nota, sólo las 4 esquinas del exámen marcadas con boli rojo.

Mi amigo revisó el exámen y, al no ver anotaciones, pidió que se lo corrigiesen, que parecía que se les había olvidado.

La profesora miró su exámen y dijo: “Si corregido está!”

El alumno preguntó: “Y la nota?”

La profesora hizó un “chafún” con su gran frase: “Mira, ves las esquinas marcadas? Es que tienes un cero tan grande que no me cabía en el folio.”

Haciendo amigos…

Admirando a Cain

Tengo un amigo que un día va a matar a su hermano, estrangulándolo con sus propios intestinos.

Hace poco mi amigo grabó una serie de vídeos con sus amigos con la cámara de vídeo que tienen entre los dos hermanos. Como mi amigo se estaba cambiando de ordenador y tenía problemas de espacio en el disco duro, no había podido todavía copiar los vídeos de la cámara a su ordenador.

Sus amigos le preguntaron por los vídeos, así que mi amigo fue a buscar la cámara para pasárselos. Pero, ¡oh sorpresa! cuando fue a buscar la cámara esta no estaba en su sitio habitual. Preocupado por la posible pérdida, rebuscó por toda su casa, pero no la encontró por ningún sitio. Cuando su hermano volvió, le preguntó por el paradero del aparato:

– Se la he dejado a un amigo justo esta mañana
– Pues ya es casualidad que en meses no te hayas acordado y justo hoy.. ¡y podrías habérmelo dicho y me habría ahorrado buscarla por toda la casa!

Un par de semanas después fue mi amigo a preguntarle si le habían devuelto la cámara:

– Aun no
– ¿Como? Si ya hace dos semanas que te lo dije
– Es que no he coincidido con el que se la he prestado
– Bueno pues que te la devuelva cuanto antes
– De todas formas, te va a dar igual
– ¿Como?
– Si, es que cogí tus vídeos y los pasé al disco duro justo antes de que se rompiera el disco duro viejo
– ¿¿Que hiciste queeee??
– Si, los borré de la memoria de la cámara por si no querías que mis amigos los vieran
– ¡Pero si me daba igual, y no me habías dicho nadaaaa!
– Perdón, pero como iba yo a saber que se iba a romper el disco duro
– ¿¿¿¡¡¡Pero por qué no me dijiste que los ibas a borraaaar!!!??? Yo me habría hecho una copia de seguridad por si acaso, como hago siempre
– Perdon
– ¡¡Y tu mismo me dijiste cuando el disco petó que llevabas semanas viendo que no funcionaba bien!!
– Ah, si, es verdad

¿Es o no es para que amigo admire a Cain?

Cuando X tiende a… ¡destrucción!

Tengo un amigo que tenía un profesor de matemáticas al que Cartman de Southpark calificaría de “fuertecito”. El hombre no era mal profesor y le gustaba enseñar las cosas de forma sencilla y visual.

Un día empezó a explicar los límites de funciones:

– Un límite cuando “x” tiende a un valor es como si yo me acerco a esta pared: puedo acercarme todo lo que pueda a la pared pero no puedo llegar a ser la pared.

Por los golpes que le dio a la pared y como temblaba la pizarra con cada impacto, más de uno llegó a pensar que si que lo conseguiría.

Ocio a la extremeña

Tenía un compañero de trabajo que es de Almendralejo, y una de las actividades favoritas compartidas con sus amigos era irse a la finca de uno a ¡tirar coches viejos por un terraplén! La segunda cosa para ellos más divertida era convertir coches viejos en coches viejos y descapotables a base de sierra.

En fin, uno ocio sano y divertido para los fines de semana a la manera extremeña 😛