Archive for the ‘la noche me confunde’ Tag

Col china

Tengo un amigo que un día fue a cenar con un grupito de amigos a un restaurante japonés, de esos que en realidad están regentados por chinos pero como todos son iguales no te enteras. Tenían un reservado de esos que tienen una mesa baja y la gente se sienta en el suelo.

Ese restaurante resultó ser bastante curioso por varios motivos. El primero es que parecía que las camareras eran ninjas expertas, porque aparecían de repente por puertas que no sabías que existían.

El segundo y más irritante era que el lugar menos personal y apartado era precisamente el reservado. La sala principal, a pesar de ser bastante grande (habría 8 ó 10 meses) estaba vacía, pero el reservado tenía un pedazo ventana que daba a la calle. Al principio no le daban importancia, pero después de ver al cuarto o quinto viandante asomarse a la ventana y hacer el payaso, empezó a resultar irritante. Por lo menos sirvió para asistir al acto más absurdo de la noche.

Pongámonos en situación. Es sábado, sobre las 12:30 de la noche, terminando de cenar y pasando una entretenida noche. Entonces, de repente, pasa por delante de la ventana un asiático (presumiblemente un chino) sosteniendo delicadamente una col china y atusando sus hojas con delicadeza.

O no entiendo bien la cultura china, o pasear con una col a las 12:30 de la noche es algo completamente subrealista

Eso… ¡no es una mujer!

Tengo un amigo que estuvo en el ejército en una ciudad del interior de España. Un día le tocó hacer guardia por la noche en el acceso al cuartel. Parecía una noche tranquila, pero no podía imaginarse la rocambolesca historia que le iba a suceder.

A altas horas de la noche, cuando por muchas cosas que tengas que hacer, el cerebro se pone en modo, “ahorro de energía”, vio que de lejos se le acercaba lo que parecía una extraña mujer. Era enorme, cerca de dos metros, una gran parte de los cuales los proporcionaba sus clamorosas plataformas. Sus ropas también eran exageradas y grotescas.

Cuando se le acercó pudo ver que era ¡un enorme travesti! Y digo enorme, porque mi amigo es un hombre recio de 1,80cm de estatura, y el travesti le impresionó y asustó por su tamaño.

Cuando llegó el hombre vestido de mujer le dijo:
– Hola, guapo, si vienes a ese callejón te hago lo que quieras.
– Eh.. Uh.. Lo siento, pero estoy de guardia, no puedo moverme, ni, bueno, ni tampoco quiero
– Venga tonto, si no tienes mucho dinero te hago algo rápido.

El pobre militar, desconcertado y empezando a asustarse de verdad, vio por el rabillo del ojo que llegaban sus compañeros de hacer la ronda. ¡Su salvación! Pero cuando fue a hacerles señales para que vinieran a echarle un cable, “la señorita con pene” entró en furia:
– ¡Si no quieres que te haga nada me lo dices y ya está, eh! A ver quien te has creído que no soy ninguna criminal para que tengas que llamar a tus amiguitos para que te ayuden a echarme. ¿Que pasa, que no eres bastante hombre o qué?

Mi amigo ya acojonado, y con el enorme travestido encima de él empujándole y aplastándole con sus desmesurados y depilados brazos, presa del pánico empezó a gritar ayuda y a echar mano a su pistolera, para intentar asustar y disuadir al cabreado bigardo con minifalda y plataformas, pero fue peor el remedio, porque se dio cuenta y ya empezó a atizarle:
– ¡Me vas a disparar, cabrón, me vas a disparar!

Por suerte ya llegaron los compañeros que redujeron a la “fierecilla”, que se marchó airado/a.

Desde ese día tuvo miedo de hacer las guardias nocturnas.

Empalme universitario

Rafi nos cuenta:

Tengo un amigo que, en cuan irrisorio momento, tuvo el honor o la desgracia de aceptar mi invitación de inaugurar la temporada de lo que hoy conocemos como empalme universitario.

El empalme universitario (evitemos los eufemismos malpensados), es una de esas noches en las que te vas de fiesta y sin pasar por casa, y sin dormir un minuto, vas por la mañana a dar clase a la uni, con los consecuentes desagravios mentales que tan costosa tarea puede conllevar. El caso es que para inaugurar tan excelentísima y loable causa, decidimos, mi amigo y yo, armar la monumental esa noche, y visitar la fiesta universitaria de unos amigos que vivían en otra ciudad a unas 3 horicas de viaje.

La noche fue fantástica, insanamente placentera diría yo, además estábamos en el punto exacto de embriaguez, en el conocido como punto isoeléctrico, sí, sí, el punto ese, en el que estás lo suficiente borracho como para discutir con tu reflejo en el espejo, pero lo suficientemente sobrio como para ganar la discusión…

La noche fue muy buena, pero lo realmente memorable fue lo que le pasó a mi amigo por la mañana. Tras llegar a la uni con los 2 autobuses que tuvimos que coger y un par de cafés en el cuerpo, me despedí de mi amigo, en relativas buenas condiciones. Pero no sé qué es lo que le pasaría a semejante personaje (lo curioso es que él tampoco), que ese mismo día me dice que habiendo asistido a las prácticas de física, de aquella manera, y pensando más en lo mundos de yupi que en otra cosa, pero que asistiendo, que no sabe cómo pero que el profesor le dijó que no se dignase en volver, que le iba a suspender, mmm strange…

La moraleja es, entonces, que menos salir de parranda y más estudiar ?… que va, la moraleja es que ya que sales, te vas a tu casa a dormir, te fumas un par de clases, no la lías, y además todos contentos, no ?

Un auténtico conglomerado de sabiduría universitaria 🙂

Falsos superpoderes

Tengo un amigo que comprobó en sus carnes que la alta ingesta de alcohol otorga una fuerza sobre humana SOLO EN APARIENCIA.

El caso es que estábamos volviendo de un curso de 3 días que fuimos a hacer a Salamanca. Os podéis imaginar como fue: sobrevivir a las charlas por el día y juerga por la noche. El último día el cansancio se hacía notar, e íbamos caminando a la estación de trenes a las 7 de la mañana, por supuesto sin dormir y recién salidos el último bar. Íbamos casi arrastrados por el cansancio, y el peso del equipaje se hacía una carga casi insoportable, pero para mi amigo eso no eran más que tonterías, y quiso demostrar, en su estado etílico, que podía cargar con el equipaje de los cinco.

El tipo es fuerte y aparentemente podía con todo, pero cometió un grave error  se puso una bolsa bandolera a cada lado, por lo que las tiras de las bolsas le oprimían por los lados del cuello. Si alguno de vosotros ha hecho alguna vez Judo o Jiu-Jitsu sabrá que así es como se hacen las estrangulaciones sanguíneas, o lo que es lo mismo, la sangre no fluye hacia el cerebro. Gracias puede dar mi amigo de que yo no estuviera tan acabado como los demás. Cuando me di cuenta de que empezaba a desmayarse fui corriendo a quitarle las bolsas de encima.

Moraleja: Recordad niños, el alcohol a mansalva no te hace invulnerable.

Más heavy que… las cerezas

Tengo un amigo que es fan del heavy y el rock. Cuando sus crueles amigos le llevan a “las discos de moda”, él no pierde su condición.

Por ejemplo, cuando le llevaron a la Pachá de Salou, ni corto ni perezoso se acercó a la D.J. de esa noche a pedirle que pusieran una de Barón Rojo. Lo mejor fue que la moza era bastante fan de grupo y le dijo algo así como “¡Ah, si, a mi también me gustan! en casa tengo discos, pero aquí no me dejan ponerlos”. Al segurata no le hizo tanta gracia y lo apartó con maneras gruesas.

Moraleja: puedes encontrar hermanos del metal donde menos te lo esperas 🙂

S.O.S Alcohólico

Tengo un amigo (Hombre-Erasmus) que volvió a hacer de las suyas. Un día salió de fiesta con sus amigos (estando de Erasmus, claro) a una conocida discoteca de la ciudad Erasmus. Antes de llegar a entrar ya estaba mas ciego que el Héctor. Tras liarse con una chavala y pasar una gran noche, se fue para casa. Al salir de la discoteca le dio todo un bajón y creía morirse, con lo que escribió a uno de sus amigos: “Hola, ven a buscarme fuera de la discoteca, por lo que más quieras, no puedo con mi alma”. El amigo respondió: “Difícil, estoy en casa”.

Mi amigo tuvo que volver hasta casa (ya se había aprendido el camino)…Lo mejor es que 2 horas después tenía que coger 1 tren y 1 avión para regresar a casa por navidad, y se quedó completamente dormido en su cuarto (hubo que despertarlo a bombazos). Lo mejor es que fue él quien avisó a sus colegas de que por lo que más fuera, no se quedasen dormidos…que crack…

Erasmus ligón

Tengo un amigo (desde hoy le conoceremos como Hombre-Erasmus) que se fue de Erasmus. 13 días después de llegar, se fue de fiesta con la gente de su residencia (colegio mayor) a otra residencia. Se pilló un buen pedo, ligó, y cuando se llevó a la tía a su casa se dió cuenta de que no se sabía el camino de vuelta. Dado que no quiso (no entiendo muy bien porqué) coger un taxi, fue dando rodeos hasta que encontró el camino, asegurando en todo momento a la pobre chavala que sabía lo que hacía…

¡Revivir viejos tiempos!

Shiva nos cuenta:

“Tengo un amigo que un día volviendo a retomar viejos tiempos fuimos a tomarnos unos calimotxos al parque para luego disponernos a salir por ahí, el tío, se enganchó semejante borrachera que se perdió, y como no nos encontraba se piro a casa.

Resulta que cuando llego a casa media hora después, el tío no se había dado cuenta que sus padres lo estaban viendo desde el otro lado de la calle ir de lado a lado haciendo eses como si de una serpiente se tratará y empezó a mear en el portal de al lado que justamente era la entrada de los locales de su comunidad.

Cuando subieron a casa, se dirigieron a su cuarto y le echaron la bronca de su vida. Lógico y normal teniendo en cuenta que mi colega tenía 30 años recién cumplidos y encima ERAN LAS 12:30 de la noche y habíamos empezado a beber sobre las 11:00!!!”

¡Baño refrescante!

Shiva nos cuenta:

“Un sábado por la noche, estábamos los amigos de la universidad, como ya no sabíamos donde ir a las 5:00 de la mañana no se nos ocurrió idea mejor que irnos a la piscina más cercana a refrescarnos un poco. Por supuesto, que un sábado por la noche y encima con 19 años, el baño tenia que ser desnudos(algo típico). Lo bueno fue, que un amigo que estaba coladito por una amiga de la uni, como buen galán le dijo: ¡¡¡Pero quítate el sujetador no seas sosa!!!, la putada fue que la pobre ya se lo había quitado :S

Desde entonces se obsesiono con operarse el pecho, de hecho empezó a utilizar wonderbra, y por supuesto que él nunca se la ligó.”

Moraleja: no seas bruto ni aunque estés en pelotas, ¡y menos con la chica que te mola!.

Exibicionista fail!

Tengo un amigo que, un día que estábamos de juerga en casa de otro, iba muy cocido, y no se le ocurrió nada mejor que salir a la terraza y empezar a decir en voz alta (casi gritando):

– ¿¿¡¡A que no hay huevos  que quedarse en pelotas aquí en la terraza!!??

Mientras luchaba con su camiseta y se le iban a unir dos más a la excesivamente varonil “fiesta” se oyó un grito desgarrado de un vecino:

– ¡¡Nooo, por dios, no lo hagaaas!!

Viendo que la idea de su cuerpo al aire no era muy exitosa, las ganas de despelotarse se tornaron en ganas de entrar corriendo en casa,  ¡los tres a la vez !. Y encima había un cabroncete en la puerta que nos dejaba entrar 😀

Lo que me pude reír…