Archive for the ‘química’ Tag

Tranquilos, sólo es ácido

Mi antiguo profesor de química era duro de verdad. Eso o suicida, pero dado que llegó a una cierta edad, presupondré que lo primero.

Un día nos llevó al laboratorio a hacer unas prácticas. Después de unas cuantas demostraciones menores llegó el plato fuerte:

– Bueno, ahora vais a ver que pasa si se echa una moneda de cobre en una disolución de ácido nítrico concentrada. Voy a hacer una disolución del 70% — (o algo así, que no me acuerdo bien del porcentaje)

Acto seguido vertió cuidadosamente la cantidad de ácido precisa en un tubo de ensayo, añadió agua y, ¡¡lo tapó con el dedo gordo y lo agitó!!

– ¡Profesor, no ponga el dedo, que es ácido! — exclamamos casi al unísono
– ¡Bah! Si lo he hecho muchas veces. El clorhídrico escuece más

Después echamos una moneda en la disolución y se deshizo por completo, a la par que echaba un humo naranja.

– ¿Veis este humo? Pues es muy irritante, de hecho se utiliza como gas lacrimógeno.

De un brinco nos echamos todos para atrás.

– Tampoco es para tanto, sólo lagrimea un poco

La química es para tipos duros

Tenía un profesor de química en el instituto que tenía un aspecto un poco curioso. Era calvete (tampoco nada raro) pero tenía la piel bastante rojiza, como a manchas, y hablaba un poco raro, aunque suponíamos que eso era porque de joven fue boxeador.

Un día mientras nos explicaba el tema de entalpía y energías de reacción (me se ponen los pelos como escarpias de pronunciar esas palabras) nos empezó a contar que su tesis trató sobre eso. No relató que medían la energía consumida en ciertas reacciones químicas, pero que era un trabajo muy duro por los compuestos químicos que se utilizaban:

“Usábamos mucho éter y mercurio en una sala que era como un armario. Casi todos acabaron intoxicados: se les ponía la piel roja y se les caía el pelo y tenían que abandonar el experimento. Menos yo, que fui de los pocos que lo pudo terminar”.

Si él “acabó bien”, ¿¿como acabarían los demás??