Archive for the ‘sorprendente’ Tag

Col china

Tengo un amigo que un día fue a cenar con un grupito de amigos a un restaurante japonés, de esos que en realidad están regentados por chinos pero como todos son iguales no te enteras. Tenían un reservado de esos que tienen una mesa baja y la gente se sienta en el suelo.

Ese restaurante resultó ser bastante curioso por varios motivos. El primero es que parecía que las camareras eran ninjas expertas, porque aparecían de repente por puertas que no sabías que existían.

El segundo y más irritante era que el lugar menos personal y apartado era precisamente el reservado. La sala principal, a pesar de ser bastante grande (habría 8 ó 10 meses) estaba vacía, pero el reservado tenía un pedazo ventana que daba a la calle. Al principio no le daban importancia, pero después de ver al cuarto o quinto viandante asomarse a la ventana y hacer el payaso, empezó a resultar irritante. Por lo menos sirvió para asistir al acto más absurdo de la noche.

Pongámonos en situación. Es sábado, sobre las 12:30 de la noche, terminando de cenar y pasando una entretenida noche. Entonces, de repente, pasa por delante de la ventana un asiático (presumiblemente un chino) sosteniendo delicadamente una col china y atusando sus hojas con delicadeza.

O no entiendo bien la cultura china, o pasear con una col a las 12:30 de la noche es algo completamente subrealista

Por qué lo llaman talento cuando quieren decir EMBRIAGUEZ?

Rafi nos cuenta:

Tengo un amigo que toca en un grupo de metal, o como se conocen por el sur, (al menos en mi pueblo es así), un grupo de ¨jevichorras¨

El Heavy metal es, en esencia, fruto de toda disputa no verbal entre dos partes, que necesariamente no están del todo de acuerdo en el contenido parcial o total que el tema en cuestión ocupa, es decir, una pelea de cojones, donde emanan la sangre y los dientes por doquier, entre los defensores a ultranza de este tipo de música, conocidos como ¨hijos del metal¨, y los pijos o reggaetoneros estándar, disponibles en el catálogo 2.1 de la revista ¨gente sin personalidad¨, ´si no te gusta tu nueva personalidad, prueba una nueva totalmente gratis`.

Mi amigo en cuestión, es el dudosamente afamado guitarrista de la panda, que, para que os hagáis idea de su nivel técnico, y como se dice, es mejor persona que profesional, y como persona, es un pedazo hijo puta. El caso es que el odioso grupo de mi colega, tras muchos intentos, consiguieron extorsionar (o convencer, no sé qué es lo que me dijo) al dueño de un bareto para dar su primer concierto, el caos total, pensé, el fin de la música, cuanto menos…

Pero si bien, las grandes carencias técnicas de mi amigo eran un gran problema, lo que realmente le preocupaba era el miedo escénico de tocar ante tantos amigos y familiares, así como la buena cosecha de tomates ese año, que podían poner en peligro su integridad en el escenario.

Finalmente, el día llegó, una paradita por la farmacia, cachis!, no quedan tapones, no pasa nada, de tripas corazón y al concierto…, y cuando llego me encuentro con mi colega:
-El menda: hey tio, nervioso o qué?
-Mi amigo: Que va, si un par de rubitas ya me han relajado_dice sosteniendo dos cerverzas, y medio borracho que iba el jodio.

Ante mi sorpresa, fue el mejor concierto clandestino que jamás había escuchado, y mi amigo lo clavó enterito, incluso el solo de ¨Flojos de pantalón¨, que le salía rematadamente mal. Por lo que, considerando, además, que el batería va siempre de porros hasta las cejas, y que el cantante-bajista, es empanao por naturaleza, va a ser verdad eso de que en un grupo heavy cuanto más colocao mejor toca, no?”

Soportando a Mr. NoMais (VII)

Mr. NoMais se está ganando con creces la más cruel de las venganzas y esta llegará algún día y, ese día, disfrutaré.

Me hallaba yo haciendo unas pruebas para algo super-mega-importante-y-urgente y cometí un gran error (es lo que tiene tomar tus propias decisiones, a veces uno se equivoca y todo se va al garete). Tras informar a los altos mandos del error, repercusiones y solución, arreglé el entuerto que yo solito hice. Mientras tanto Mr. NoMais me inundaba con preguntas de principiante que evidentemente no podía responder, había un “pelín” de presión sobre mi persona tras cagarla.

Y al terminar de resolver el entuerto viene mi jefe a echarme una reprimenda (merecida, no lo neguemos). Y ahí Mr. NoMais tuvo la grandeza de espetar:

Mr. NoMais: Pues sí, a quién se le ocurre hacer semejante barbaridad? De verdad, qué cabeza la tuya”.

Los astros se alinearon para que no le reventase la cabeza. Sobre todo cuando 5 minutos más tarde, siguió inundándome con preguntas que yo no respondí (pero para eso tiene al colegui-jefe que se las responde).

La venganza será implacable.

Consejo del día útil

Tengo un amigo que un día al reiniciar uno de los programas con los que tiene que trabajar a diario (JDeveloper 11, muy a su pesar) notó que algo raro sucedía.

Este programa, como tantos otros, muestra un “consejo del día” al abrirlo, pero algo en su subconsciente le dijo que algo raro pasaba y tomó el control antes de que su mano, en automático gesto, cerrase la ventana tantas veces ignorada.

¿Qué es lo que hizo que se detuviera a leer? Que en un IDE de programación aparezca la palabra “microwave” (microondas en inglés) no es nada habitual. Esto es lo que pudo leer:

Microwave Safety

Aluminum foil pierced by a fork on a bed of ball bearings is not microwave safe.

Que traducido al castellano sería algo como:

Seguridad con el microondas

El papel de aluminio perforado con un cuchillo sobre una cama de rodamientos de bolas no es seguro para el microondas

¡Buen consejo! La gracia de algún programador sirvió para que mi amigo tuviera unos minutos divertidos en su jornada laboral.

Desde este momento mi amigo ha decidido que leerá todos los “mensajes del día” de todos los programas, por si acaso.

Dormirás mejor que un gato

Nadeshico, para celebrar que hoy es caturday, nos cuenta:

“Tengo un amigo que estuvo trabajando en una conocida fábrica de colchones. Un día llegó y estaban todos en la fábrica tirados por el suelo de risa.

Al preguntar que era aquello tan jocoso, los de atención al cliente le dijeron que acababa de llamar una mujer protestando porque dentro de su colchón había un gato.

Por supuesto, aunque todos creían que una de dos, o la mujer ya chocheaba o les tomaba el pelo, mandaron a alguien de la empresa para ver el supuesto “colchón-gato”.

Al llegar los de mantenimiento (o como se llame) a casa de la mujer, escucharon unos maullidos que procedían del colchón. Ya super acojonados procedieron a abrirlo con una sierra. Y de dentro salió: Un lindo gatito!!!!

Se ve que el pobre animal había querido probar los muelles pero desde dentro, y en la fábrica habían aplicado el tapizado en el colchón con gato y todo dentro. Lo mejor es que el gatito sobrevivió los días que estuvo el colchón en la tienda hasta que lo compró la señora!!!

Eso sí que era un colchón orgánico!!!!!!”