Archive for the ‘venganza’ Tag

El fútbol los atonta

Tengo un amigo que por suerte o desgracia vive en Suiza y trabaja en una empresa con portugueses, franceses, italianos y suizos.
Y casualidades de la vida, España está en el mismo grupo que Suiza en el cuadro del mundial. Oh sí, España campeona de Europa con el tiki-taka…y van y pierden 1-0 contra los suizos.
El día siguiente fue una auténtica pesadilla para mi amigo. Veía como venían desfilando todos los integrantes de la plantilla para reírse en su cara por el ridículo de “su selección”. Sobre todo los franceses, curioso. Frases como:
– “Hola Javier, adiós España”.
– “Y esta es la campeona de Europa?”
– “Sóis malísimos”
Y un largo etcétera.

Tras unas semanas, se ha visto como la selección francesa ha hecho el mayor ridículo de la historia tanto en lo futbolístico como en lo mediático, y la reacción de mi amigo no se ha hecho esperar.
Por el momento, ha colocado post-its en todas las mesas de aquellos que le invadieron con “frases mágicas” como las expuestas arriba, contestando lo mismo pero con Francia y “campeones del mundo”.
Y si España pasa a octavos, no duda venir con su bandera y torear a todos esos gabachos envidiosos. Es una pena que no pueda darles la estocada, eso sí que sería oscuro y brutal.

Anuncios

Soportando a Mr. NoMais (VIII)

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Este es el conceto.

La semana pasada tuvimos un servicio de mantenimiento del cuál nos encargamos Mr. NoMais y yo. Debido a que yo estuve varios días ausente por tener que asistir a las sesiones de fisioterapia, permití a Mr. NoMais gestionar el servicio, en tanto y en cuanto yo me ocupaba del trabajo sucio. Por qué? Porque Mr. NoMais es bastante inepto, y si me ocupaba yo de la gestión, hubiese tenido también que ocuparme del trabajo sucio. Y ahí cometí un error. Tendría que haberlo hecho porque aún así Mr. NoMais me la jugó. Como dice un amigo: ‘Dale a un tonto una gorra y se volverá más tonto todavía”. Eso hice con Mr. NoMais y eso ha pasado.

Mr. NoMais debía organizarse de la gestión, hasta que comenzó a aburrirse y quiso ayudarme con el trabajo sucio. Sé que Mr. NoMais es algo lento y le cuesta mucho hacer ese tipo de cosas, por eso no quería dejarle hacerlo, pero insistió. Cuando llegó el día del servicio empezó a estresarse: le dejé gestionarlo todo, pero aparentemente no había tenido en cuenta TODOS los detalles, por lo que faltaba más de la mitad del trabajo por hacer!! (en fin ¬¬). Me encuentro picando código y sudando tinta, cuando veo que el tío está comiendo pipas y viendo videos en youtube. Qué crack, al parecer no tenía nada que hacer…hasta que me confirmó que creía que iba a ocuparme también de su trabajo! Qué cara más dura!

Bueno, se pone manos a la obra y…tachán! No sabe ni por donde empezar. Vale, le guío…y ni aún así. Qué cruz…Le pregunto como va 15 minutos más tarde y me confirma que no sabe cómo hacerlo!

Respiro hondo (vamos a contrarreloj), y le envío los documentos que yo había preparado (mientras el tío comía pipas). Tras compararlos con los suyos, comienza a cuestionar todas y cada una de mis decisiones (MAAAAL), hasta darse cuenta de que no tiene ni idea (como siempre). Cuando termino, veo que el tío comienza a ir y venir del despacho del jefe dado que no sabe cómo abordar los problemas (qué deleite para mis ojos). El tío, más estresado que nunca, sudando como un poseso, intentando picar un código que no controla y sin parar de hacerme preguntas muy estúpidas y elementales.

Qué vida más dura. Aunque intente darle el trabajo que puede desarrollar bien (la mona vestida de seda), en cuanto se pone a hacer el trabajo por el cuál fue contratado, no sabe cómo hacerlo (mona se queda).

PD: Aunque no sirve de venganza, he disfrutado como un enano viéndole sufrir.

Soportando a Mr. NoMais (VII)

Mr. NoMais se está ganando con creces la más cruel de las venganzas y esta llegará algún día y, ese día, disfrutaré.

Me hallaba yo haciendo unas pruebas para algo super-mega-importante-y-urgente y cometí un gran error (es lo que tiene tomar tus propias decisiones, a veces uno se equivoca y todo se va al garete). Tras informar a los altos mandos del error, repercusiones y solución, arreglé el entuerto que yo solito hice. Mientras tanto Mr. NoMais me inundaba con preguntas de principiante que evidentemente no podía responder, había un “pelín” de presión sobre mi persona tras cagarla.

Y al terminar de resolver el entuerto viene mi jefe a echarme una reprimenda (merecida, no lo neguemos). Y ahí Mr. NoMais tuvo la grandeza de espetar:

Mr. NoMais: Pues sí, a quién se le ocurre hacer semejante barbaridad? De verdad, qué cabeza la tuya”.

Los astros se alinearon para que no le reventase la cabeza. Sobre todo cuando 5 minutos más tarde, siguió inundándome con preguntas que yo no respondí (pero para eso tiene al colegui-jefe que se las responde).

La venganza será implacable.

Soportando a Mr. NoMais (V)

Tras las últimas debacles de Mr. NoMais, hubo que planificar una reunión de emergencia donde se le dijeron las verdades a la cara. Para esto ChiniMorris es el pokemon a elegir, es caballo ganador. No hubo que hacer nada más que dejarle hablar y despacharse agusto.

Una vez que ChiniMorris puso los puntos sobre las ies, Mr. NoMais hizo volar la pancarta DIMISIÓN, pero en un alarde de maestría, y con su típico “NO PERO”, redirigió la situación a lo que mejor sabe hacer…’darme por el culo’.

No se le ocurrió nada mejor que pedir al jefe (a su amiguito del alma) tiempo para dominar la materia, y que desde ese mismo instante y hasta que se sintiese seguro de sí mismo, poder ocuparse de las tareas propias de su trabajo (las divertidas), dejando que hagamos la parte sucia, rastrera, aburrida y tediosa a ChiniMorris y a mí.

Esta propuesta fue alabada por el jefe (no es de extrañar), mirada con resignación por ChiniMorris y completamente refusada por mi parte. Pero al final, el que manda, manda, así que ajo y agua.

Así que ahora, no sólo hay que hacer trabajo basura, sino que encima hay que ayudar (por enésima vez) a este tío a que entienda lo que llevamos 6 meses explicándole.

La venganza será terrible, lenta y dolorosa.

La dulce venganza

Tengo un amigo que tenía un profesor en la universidad que tenía fama de ser un tanto “blando”. Vamos, que no se imponía demasiado en las clases. Un año le estuvieron molestando un par de grupos de alumnos, interrumpiendo constantemente las clases con ruidos molestos. Cuando el profesor les pedía que pararan, al rato volvían con redoblado énfasis.

A pesar de todo, siguió dando clase. Al final llegaron los exámenes del primer cuatrimestre y con ellos lo que se temían los alumnos que no estaban involucrados en las molestias contínuas, los que tenían un poco de cabeza, vaya. Llegó el momento de la venganza.

En el examen de ese parcial puso como temas estrella los que dio los días que más le tocaron las narices en clase, junto con los más complicados, sin contar con que corrigió con gran dureza. El resultado fue un 70% de suspendidos, porcentaje ilustrado debajo del listado de notas con un bonito gráfico de tarta.

El siguiente cuatrimestre no le molestaron tanto.