Archive for the ‘ventosidad’ Tag

Niño traidor

Tengo un amigo que cuando era un jovenzano, se fué de vacaciones a Salou. Un día fueron al Port Aventura.

Como los baños del parque de atracciones son su recurso natural más codiciado (por escasos, no por “preciosos”) todo el grupo de amigos se puso a hacer cola para entrar consecutivamente. Delante de ellos iba un padre con su hijo de unos 6 años.

Al poco de entrar, tembló la tierra y se escuchó un estruendoso cuesco, tal que cualquiera podría pensar que una placa tectónica acaba de desplazarse. Mientras aún seguíamos estupefactos, se oyó al niño grita entre risas: “jó, papá, vaya pedo te has tirado”. Ya no quedaba duda alguna del autor de tal obra de arte gaseosa.

Lo mejor fue la cara de vergüenza con la que salió el hombre, más rojo que un tomate maduro. Esperemos que el padre fuera fan de Shin Chan y se tomase a bien que su hijo fuera la edición española de dicho personaje…

Anuncios

Cómo ganarse el respeto de tu novia

Tengo un amigo que (ya que estamos hablando de pedos) en una noche de borrachera afirmó que tu novia no es realmente tu novia hasta que no te tiras un buen eructo y un sonoro pedo delante de ella. (Esto generó un gran debate).

Noche romántica

Tengo un amigo que llevaba tiempo atrás intentando ligarse a una chica (Alta, rubia, ojos azules, piel blanquita, voz dulce, con clase…). El tío le invitó a cenar, después fueron a tomar algo, y se fueron a dar un paseo por un parque que tenía vistas a un lago, con las montañas de fondo, y la única luz tenue de las farolas. Todo muy romántico. Iban hablando, y la chica hablaba y preguntó: “Qué te parece?”. Mi amigo en ese momento quería tirarse un intra-pedo, pero en su lugar salió un pedo muy sonoro (desde hoy, Hombre-Pedos).

Oh, sí, vaya cagada…La chica reconoció que no se esperaba eso, que rompía todo el misticismo de la noche…pero acabaron enrollándose. Desde entonces corre el rumor de que si quieres enrollarte con una chica, tírate un pedo delante de ella. A él le funcionó…

(Al final, lo que triunfa es ser un malote).

Estruendos en la terraza

Tenía un compañero de trabajo sobre el que se podría hacer un blog completo y no faltarían artículos. En honor a las novelas de H.P. Lovecraft voy a llamar a este individuo de ahora en adelante “hombre-pez”: tiene la piel grisácea, anda encorvado, apenas habla y cuando lo hace lo hace raro, mirarle a los ojos es como mirar a un pozo sin fondo y nunca estás seguro de si te ha comprendido lo que le has dicho. Vamos, que parece que haya nacido en Innsmouth.

El caso es que este sujeto un día y sin previo aviso decidió salir a almorzar a la terraza con el grupo que salía yo. Como somos gente amistosa, no le dijimos nada y amablemente dejamos que se nos uniera. Un rato después estábamos los 10 ó 12 que solíamos salir juntos hablando a la vez a buena voz. Tanta gente hablando a la vez suele producir bastante barullo. Pero de golpe, todos nos quedamos mudos al escuchar un sonido atronador: ¡¡la atronadora ventosidad que tiró hombre-pez!!

Todos los demás nos quedamos mirando entre nosotros como para leer en el estupor de los demás rostros que, si, efectivamente, había sucedido lo que creíamos. Hombre-pez ni se perturbó y siguió como si nada, casi extrañado por el repentino silencio. De hecho, siguió saliendo con nosotros a almorzar como si ese suceso o no hubiera sucedido, o fuera lo más normal del mundo.

Moraleja: Nunca te fíes de los discípulos de la orden de Dagón.