Archive for the ‘(in)justicia’ Tag

Bajita y abusona

Tengo un amigo que se sacó el carné de conducir en la autoescuela del Señor Lobo. El Señor Lobo era duro, si, pero resolvía los problemas y protegía a sus alumnos.

Un día fue a examinarse una mujer de la autoescuela que era muy bajita. Tanto que necesitaba un cojín para el asiento del coche, porque si no, casi desaparecía detrás del volante. Llegó el gran día, y casualmente le fue a tocar la examinadora más bajita que había. Cualquiera que hubiera visto el examen, casi habría podido pensar que era un chiste.

El problema es que la examinadora además de bajita era bastante… borde, así que exigió un cojín porque sino decía que no veía bien. El Señor Lobo le contestó que sintiéndolo mucho sólo disponía de un cojín, y lo necesitaba su alumna. La mujercilla protestó enérgicamente, pues ella QUERÍA un cojín para poder ver bien.

A regañadientes comenzó el examen con el cojín conflictivo bajo las posaderas de la examinada. La examinadora, herida en su orgullo, le espetaba las órdenes de malas maneras y con chulería a la pobre futura conductora. Ante la situación Señor Lobo se puso firme:
– Esta no es manera de hacer el examen – dijo
– ¿Y que quieres? ¿Que la apruebe? ¡Pues la apruebo y acabamos ya y me voy!
– No, tienes que hacerlo bien y aprobarla si se lo merece, y si no sabes hacer tu trabajo, no lo hagas
– Yo hago lo que me da la gana

Después de diversos tiras y aflojas al final terminó el tenso examen, para alivio de la pobre examinada. Pero la chulería de la bajita examinadora le acabaría pasando factura, porque Señor Lobo fue a tráfico, puso una denuncia contra la examinadora y movió ciertos hilos. Y nunca volvió a examinar a nadie la bajita abusona.

Nadie se mete con el Señor Lobo o con su gente.

Anuncios

Si nadie me ha visto… ¡me voy!

Tengo un amigo que iba al trabajo en autobús y mientras tanto miraba distraído por la ventanilla mientras el semáforo estaba en rojo.

En un cruce a cierta distancia vio que entraba una excavadora a toda velocidad, y justo cuando iba por la mitad de la curva, se le escapó el volante y, ¡PUMBA! se incrustó contra un coche perfectamente aparcado, rompiéndole una luz trasera y haciéndole un buen bollo en el maletero

El conductor de la excavadora se echó las manos a la cabeza y bajó corriendo al ver el desaguisado. Al ver el destrozo de cerca, miró alrededor para ver si había algún testigo del percance y, ¡se subió a la excavadora y se fue corriendo al ver que no había nadie!

Desde luego, hay que ser cabronazo. Una lástima que mi amigo estuviera demasiado lejos como para leer la sucia matrícula de la máquina de obras.

Cálculo

Tengo un amigo que suspendió cálculo. Bueno, esto en el CPS no es una novedad; más bien diría que es lo normal; lo que no fue normal es cómo suspendió.

Cálculo es una de esas asignaturas que consta de su parte teórica y de su parte práctica; haces tus medias con porcentajes y te sale la nota final. Fácil? JA!

En esa convocatoria, las notas tardaron mucho en salir. Y cuando salieron, casi todo el mundo suspendió. Normal. Llega el momento de la revisión y, muchos estudiantes (entre ellos, mi amigo) veían su exámen re-corregido. Cómo? Pues, su nota inicial era bastante más alta que la nota final del exámen teórico. El profesor de turno explicó que tras una primera corrección, el número de aprobados llegaba al 60%, y eso era una barbaridad, así que re-corrigió todos los exámenes, para que el número de aprobados se redujera al 15%. Oh sí, un 45% de los estudiantes aprobados suspendió! El profesor se las ingenió para que, con la nota de teoría, no se pudiese llegar al mínimo exigido para mediar con las prácticas, y así, muchos suspendían el exámen.

Al ver semejante atrocidad y, al correrse la voz entre los estudiantes atracados, se hizo un recurso ante el consejo…y prosperó. Con ello, todos los exámenes fueron re-re-corregidos, alcanzando la nota inicial.

Lo que no pase en el CPS…

La mitosis es …

Tengo un amigo que estudió biología en el instituto (recordáis el de Latín, pues es el mismo).

En ese exámen de biología, todo el mundo tenía claro que había dos preguntas que iban a caer: ‘Definición de mitosis. Definición de meiosis’. Y como es evidente, todo el mundo se las preparó a conciencia. Si sabes que te van a clavar la pregunta, te la aprendes, te haces una chuleta, da igual el método pero, clavas en el exámen la respuesta correcta, tal y como lo dice el libro. Y el profesor puso en el exámen: ‘Definición de mitosis’. Todo el mundo puso la misma respuesta. Pero, sacaron todos un 1 en su pregunta? JA! Pues claro que no.

Lo sorprendente es que…TODOS TUVIERON MAL LA PREGUNTA! Bueno, todos menos…la tía que estaba más cañón de toda la clase, que la tuvo bien.

Y alguien alzó la voz, cogió su libro, y le preguntó al profesor: ‘Por qué, si tengo lo mismo que pone en el libro, y ambos sabemos que no he copiado, tengo un cero?’. El tío leyó primero la respuesta del exámen, y luego la del libro. Oye, clavadas.

La respuesta del profesor fue vaga, difusa, y nadie la entendió. Creo que ni él mismo. Pero, lo mejor es que el tío leyó después (de robarle el exámen) la respuesta del exámen de la tía cañón! Evidentemente, era la misma respuesta que todos tenían. ZAS, en toda la boca!

Aún así, todos tuvieron un ceraco en la pregunta, y la pibón tuvo su 1.

Cuando 7 = 6

Tengo un amigo al que le robaron vilmente. Bueno, no sólo a él, sino a muchos de sus compañeros también.

Situémonos: Instituto, enseñanza antigua (EGB-BUP-COU), asignatura obligatoria: Latín. Un profesor bastante agrio, el cuál acabó cayéndole mal a mucha gente.

Primer exámen de latín, y le dan el exámen corregido a mi amigo. Ve un 6, y piensa: ‘Bueno, he aprobado’. Empieza a mirar sus fallos, y se da cuenta de que el profesor le había puesto mal 3 preguntas de 10, y no 4. Entonces, la nota debería ser un 7. Es extraño, porque la chica de delante, tenía un 9 y le pusieron un 10. (Mi amigo vió que los puntos se paseaban de su exámen al de la chica de delante, curioso, curioso). Mi amigo se levanta, y educadamente le dice al profesor: ‘Perdone, mire, es que creo que hay un error; si usted suma los puntos de mi exámen, tengo un 7 y no un 6. ‘

El profesor hace el recuento y dice: ‘No, esto es correcto, tienes un 6’.

Mi amigo le replica: ‘Perdone, contemos juntos: 1,2,3..,6 y 7. Creo que estoy en lo cierto, no?’.

Atención a su respuesta: ‘Las cosas no son lo que parecen. A tí te parece que tienes un 7, pero desde mi punto de vista, te mereces un 6, aunque contando llegues a 7.’ Y esto, ocurrió con mucha gente de la clase, qué raro…

Cuando llegó el momento de entregar el exámen, mi amigo entregó un folio en blanco, y se llevó el exámen a casa para enseñárselo a sus padres y fotocopiarlo.

Al día siguiente, a mi amigo le castigaron por su acto, ante lo cual, sus padres pidieron un encuentro con el profesor para cantarle las 40.

Mi amigo teminó aprobando la asignatura con un 5.0 raso y con unas correcciones bastante duras…Eso sí, la chica de delante tuvo matrícula de honor.

PD: Felices FIESTAS DEL PILAR!

Qué hacer cuando te deja tu novia

Emo-al nos cuenta:

“Tengo un amigo que vivía en el mismo colegio mayor que yo. Una noche desafortunada me hallaba estudiando (por eso es desafortunada) en mi cuarto, cuando mi amigo llamó a mi puerta. Entró triste, se sentó en el suelo, y me pidió alcohol para ahogar las penas. Yo en ese momento no tenía nada más que  vino blanco de cocinar. Tuvo el valor de decirme: ‘No sé si con esto voy a lograr emborracharme, vamos a intentarlo’. El tío se lo pimpló todo mientras me contaba que su novia (ahora ex) le había dejado. Aún tuvo el valor de añadir: ‘Mmm, creo que ya me va subiendo’.

Cuando terminó me preguntó que qué estaba haciendo, y le respondí que estudiar para el exámen del día siguiente. Le entró un gran ataque de risa (a las 2 de la madrugada), y cuando terminó de revolcarse por los suelos dijo: ‘No sé quién tiene peor suerte’.”

Dejando a tu pareja

Una vez leí en yonkis que existía un listado con 70 excusas para dejar a tu pareja (normalmente es la chica la que abandona al chico cual perro en un arcén). He vuelto a encontrarla, esta vez en una web de WOW. Lo curioso es que tengo un amigo al cuál una chica le dejó usando 23 de las 69 excusas. No está mal…